Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial Rural Valparaiso.

Patrimonio cultural intangible

Idioma

El idioma que habla la mayoría de la población es el español; sin embargo, se conoce que existen unas pocas personas que hablan kichwa.

Cultivos tradicionales

En la cabecera parroquial prevalece la plantación del maíz, la cual, más que representar réditos económicos por las condiciones climáticas, edafológicas y aptitud del suelo, se ha constituido en un cultivo ancestral para fines de autoconsumo. Si entendemos a la soberanía alimentaria como “el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles… “, prácticamente el maíz, sembrado en la parte baja, y la papa, cultivada en la parte alta, se constituyen en los principales productos del sistema alimentario de la población de la parroquia.

Prácticas productivas ancestrales

En la parroquia todavía se mantienen vigentes prácticas como la minga, las presta manos o maquita mañachi y la jocha.La mayor parte de los asentamientos humanos practican la minga para actividades de interés común, tales como, la apertura y limpieza de vías, senderos, arreglos y mantenimiento en los sistemas de agua relacionados con la revisión de filtraciones en las tuberías para evitar el desperdicio del recurso; quienes acuden a este tipo de actividades son los mismos jefes de familia y muy pocas personas contratan peones que les representen para evitar el pago de multas. De ser necesario, en las mingas se conforman comisiones para la preparación de alimentos y la persona con mayor representatividad lidera la actividad.

  • El presta manos o maquita mañachi se practica principalmente en labores agrícolas, en la construcción de viviendas a nivel comunitario, los vecinos, a nivel familiar y los comuneros prestan sus manos como muestra de solidaridad y fraternidad, aligerando el trabajo que, en otras circunstancias, se realizaría con mano de obra remunerada.
  • La jocha es muy común en esta zona, principalmente cuando se trata de festividades; los priostes reciben aportes económicos, en productos y/o en especies menores, para minimizar los gastos de la familia; de la misma forma se brinda la colaboración en la organización de las celebraciones que motiven las fiestas.

La parroquia Valparaíso no cuenta con patrimonio cultural material e inmaterial que haya recibido la respectiva declaratoria por parte del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural; en este sentido, casi no existe legado histórico que fortalezca las raíces y la identidad de la parroquia.